Ignacio Carrión

IgnacioCarrionTengo 76 años. Pero no me lo creo. Nací por accidente bélico en San Sebastián (Guipúzcoa). Mi familia es de Valencia. Mi padre era pobre y mi madre millonaria. Mi abuelo materno era banquero y terrateniente. Mi abuelo paterno era Guardia Civil y vigilante nocturno de la Caja de Ahorros. Soy el resultado de este desequilibrio social.

Luego de ser librero me hice periodista para conocer el mundo y escribir sobre lo que veía. Mi pasión por lo primero (viajar) fue mas fácil de satisfacer que lo segundo hasta la muerte de Franco. Pero desde el año 1961 he mantenido sin interrupción un diario personal –algunos lo llaman íntimo- para registrar absolutamente todo.

Continúa leyendo

Javier Valenzuela

Javier ValenzuelaMe llamo Javier Valenzuela. Hijo y ahijado de periodistas, me críe en la redacción de un diario local granadino situado en una calle que tenía el nombre de Oficios. Creo que el periodismo es un oficio. Lo he ejercido durante ocho lustros en Ajoblanco, Diario de Valencia, El País (30 años) e infoLibre, y en cuatro de los cinco continentes. He publicado ocho libros periodísticos y una novela. La misión del periodismo es encender la luz para que las cucarachas corran a ocultarse, decía Kapuscinski. Continúa leyendo

Bienvenidos a lugrant

El primer capítulo de Lou Grant se emitió el 20 de septiembre de 1977 en la CBS. Hace casi treinta y ocho años de eso. Resulta curioso comprobar como algunos pequeños detalles de aquel episodio siguen vigentes hoy en día.

Acompañando la estupenda sintonía de Patrick Williams, y salpicado por imágenes del reparto, íbamos viendo (mientras duraba la cabecera) el proceso de fabricación del papel destinado a la elaboración de periódicos. Que una vez impreso, su final fuera como falso suelo en una jaula para recoger las caquitas de un pájaro cualquiera es toda una metáfora de los tiempos actuales que vive la prensa escrita.

En ese mismo capítulo, el protagonista se acerca a una máquina expendedora de diarios para hacerse con un ejemplar de Los Ángeles Tribune, su posible nuevo destino laboral. Abre la compuerta y al comprobar que nadie le observa coge un periódico y se lo lleva sin pagar. Que finalmente, rectifique y saque unas monedas y lo abone es lo de menos. ¿A alguien le suena eso de los contenidos gratuitos porque sí?

Una vez Grant se hace con el puesto de jefe de la sección de local tiene que hacer frente a la negativa de la propietaria del periódico a publicar una información comprometedora sobre la policía. Lou no se calla y  hace frente al intento de censura aún jugándose su trabajo. Es una ficción, sí, pero las presiones a las que tienen que hacer frente los profesionales son absolutamente reales.

lugrant no es Lou Grant, pero sí nace para intentar dignificar un oficio al que le han caído hostias por todos los lados. Ahora que algunos pierden la cabeza hablando de Nuevo Periodismo en este país, como si todo se acabara de descubrir, yo prefiero recordar que no hay nuevo o viejo periodismo, sino bueno y malo, y ni la edad ni el soporte tienen nada que ver. Bienvenidos.